Ditram

Mercedes Clase V. Un utilitario con aire familiar.

Compartir en:

Apretado entre su hermano de tamaño mayor, el Sprinter y furgonetas pequeñas como la Ford Transit Connect, el Mercedes Clase V ofrece dimensiones relativamente agiles si se tiene en cuenta la capacidad de transporte de carga de las furgonetas grandes.

Bajo el capó hallamos un motor dos litros turbo de cuatro cilindros que logra levantar 208 caballos de fuerza, en conjunto con una transmisión de siete velocidades automática.   El interior es configurable para el transporte de pasajeros (7 u ocho) o de carga. Igualmente está dotado con una buena carga tecnológica, entre las que destacan la asistencia para viento cruzado y el Assist control.

Mercedes Clase V no es otra van familiar.

Si lo que usted busca es un sustituto para llenar los zapatos de un difunto ser querido, como lo fue la clase R, vehículo familiar de lujo, el Mercedes Mestris no es el indicado para esa labor. El Mercedes Clase V nació con el trabajo en la mente y su interior es austero, incluso en las versiones para pasajeros, sea de siete o de ocho plazas.

Lo anterior no significa que sea deficiente o descuidado en su apariencia. Es más. Algunas promociones de la compañía alemana, lo sugieren como un utilitario con un interior de ambiente familiar, aunque algo espartano en comparación con los sedanes de la marca.

En el centro del tablero podemos encontraremos un sistema de navegación Becker MAP PILOT con una pantalla de 5.8 pulgadas, como parte del paquete de ayuda al conductor, que igualmente incluye control de crucero, cámara de vista trasera, luces de nieva entre otros.

Estas innovaciones tecnológicas, en contraste con sus controles y teclados de aspecto anticuado crean un ambiente curioso que no deja de resultar atractivo.

Los asientos del conductor y del pasajero delantero, están dotados con control de apoyo lumbar. La tapicería es de cuero sintético negro. Los asientos traseros son desmontables, siguiendo el mismo diseño de los delanteros, perfectos para ser usados en transporte corporativo al aeropuerto por ejemplo.

El motor turbo de cuatro cilindros, de dos litros, se asienta en un ralentí apenas audible. A pesar de los 208 caballos de fuerza no requiere que la aguja marque las 5.500 revoluciones por minuto, para alcanzar las 258 libras de torsión, las cuales están disponibles, tan solo con 1.250 revoluciones por minuto.

En las pruebas de rendimiento, nuestra furgoneta de pasajeros Clase V logró hacer el cuarto de milla en 16.5 segundos, alcanzando los 163 kilómetros por hora.

Mercedes Clase V es ágil en la ciudad pero no lo hace mal en carretera. El control de crucero sostiene una velocidad constante de 128 kilómetros por hora en 2550 revoluciones por minuto, lo cual significa un excelente rendimiento en comparación con otros utilitarios del segmento.

Mercedes Clase V se desplaza silencioso y tranquilo a 128 kilómetros por hora, registrando apenas un par de decibles que producen autos que se precian de ser muy silenciosos, como Honda, Kia o Toyota Sienna.

Los posibles compradores, tendrán que entrar a una lista de pedidos, que por el momento es larga. Además de las opciones ya mencionadas, Mercedes Clase V está disponible en una versión de alto rendimiento, la cual, como su nombre lo indica, supera en mucho los índices informados en este texto.

Mercedes Clase V, no hace promesas que no puede cumplir. Lo que ves es lo que obtienes. Aunque alguno dirán que lo que ven es una Vito mejorada, no es así. De hecho, Mercedes Clase V, será producida en la planta de Vitoria en España, misma en que se produce Vito.

Ya está disponible, bajo pedido en los concesionarios. Como ya advertimos la lista es larga. Si desea iniciar el procedimiento tan solo tiene que pinchar aquí.

Categorías

Etiquetas

Tu sitio ni tiene ningún etiquetas, así que no hay nada que mostrar aquí de momento.

logo footer