Ditram

Mercedes Benz trae el autobús del futuro.

Compartir en:

Inteligencia Artificial película de 2001 dirigida por Steven Spielberg. Los personajes van de un lado a otro en coches sin conductor que se deslizan a una visible distancia del suelo. Parecía pura ficción, pero está cada vez más cerca de convertirse en una realidad y ahora incluye el transporte público con el prototipo presentado como el autobús del futuro en Ámsterdam.

Todavía es un vehículo experimental y opera de forma semi-autónoma, el modelo de la marca alemana demostró ser 100% operativo. La versión de producción será lanzada en Europa en unos cuatro años - el sistema se incorporará previamente a la flota de camiones del Grupo Daimler.

De acuerdo con la información del fabricante, las funciones propias del vehículo que le permiten acelerar y frenar de forma controladas, causan una reducción importante del consumo de combustible y por lo tanto de las emisiones de gases, pero las cifras concretas no han sido reveladas. Los sensores instalado en las puertas indican si hay o no pasajeros pendientes de entrar o de salir. Las puertas solo se cierran cuando la operación ha concluido.

Durante la demostración, realizada en el antiguo corredor exclusivo de Europa, entre el aeropuerto y la capital holandesa, el autobús del futuro se detuvo en las plataformas para los pasajeros (hasta 5 cm de distancia), se abrió y se cerró la puerta, arrancó, aceleró y frenó sin intervención del conductor, que estaba en su puesto, pero para actuar sólo como una especie de supervisor de la operación del sistema.

Bautizado como el CityPilot, esta solución utiliza cámaras de video en la parte frontal y lateral del vehículo, así como GPS y radar, para permitir que el vehículo circule por sí solo. El dispositivo es capaz de “ver” las pistas pintadas en el suelo, identificar las intersecciones y “obedecer” las señales de los semáforos. El autobús del futuro puede funcionar en modo autónomo hasta 70 km/h, incluso en túneles donde no hay señal GPS, a través de la lectura de la señalización horizontal, el autobús se mantiene alejado de cualquier vehículo que esté adelante.

El CityPilot también puede identificar objetos y personas en la carretera que se encuentre próximas. Si usted se cruza en el camino de autobús del futuro en forma repentina, el autobús se detiene automáticamente. Mientras el vehículo opere de forma semi autónoma, el conductor tendrá la posibilidad de evaluar el tipo de reacción más adecuado a fin de evitar paradas que ocasionen lesiones en los pasajeros.

Con un diseño futurista, el prototipo llama la atención también a causa de los faros, full-LED y la iluminación de la red, que puede ser de color blanco, para indicar cuando el autobús está siendo operado por el conductor, o azul cuando el sistema autónomo está habilitado. El mismo tipo de señal se utiliza en el interior del vehículo. Dividido en tres zonas - Salón (traseros), Express (central) y servicio (delantero). El vehículo en sus acabados es muy funcional y los asientos han sido dispuestos en varias direcciones diferentes.

El prototipo lleva sólo siete bancos, con capacidad para 15 personas. Siendo experimental, el autobús del futuro ha limitado la capacidad a 23 pasajeros. En cuanto a su mecánica, el autobús tiene un motor turbo diésel de seis cilindros en línea que le proporciona 300 caballos de fuerza y una caja de cambios automática de ocho velocidades.

En 2018, se lanzará una versión eléctrica del modelo conceptual. Este sistema de propulsión, por cierto, debe ofrecerse incluso en la línea de productos de la marca que se venden en Europa. De acuerdo con el director global de la división de autobuses de Daimler, Hartmut Schick, en 2030 el 70% de los autobuses que se vendan en el mundo serán impulsados por electricidad.

Categorías

Etiquetas

Tu sitio ni tiene ningún etiquetas, así que no hay nada que mostrar aquí de momento.

logo footer