Ditram

Nissan 370Z NISMO, el último de su gama…

Compartir en:

El Nissan 370z Nismo es un vehículo que pertenece a una raza en peligro de extinción. Las leyes anti-contaminación y la búsqueda hacia la máxima eficiencia han arrasado con estos deportivos de gran cilindrada y puro nervio a precio asequible. El Fairlady Z es el único que aún resiste estando disponible en el mercado de vehículos nuevos.

Nissan 370z Nismo: un biplaza en extinción

Un deportivo compacto de dos plazas, de aspecto desafiante, diseño con intenciones de no pasar de moda nunca, abultados pasos de rueda, enormes llantas de 19 pulgadas, amplio capó donde aguarda un propulsor V6 atmosférico, un motor de 3.7 litros que envía toda su potencia en exclusiva a un eje trasero de “culo inquieto” transmitidos mediante un cambio manual de cortas relaciones, automático opcional. Mi primera experiencia con él duró varios días y me dejó un delicioso sabor de boca. Tanto que llegas a decirte a ti mismo: ”Algún día tendré algo como esto”.

El tiempo ha pasado muy rápido desde aquello y mientras éste ha estado caminando yo conduje infinidad de vehículos de todas las marcas y precios, entre ellos deportivos tanto de más categoría del 370Z como de menos, más lentos y más rápidos, mucho más potentes e incluso vehículos de aspiraciones deportivas de potencia contenida. Resulta que con todos estos vehículos mis comisuras se alzaban y disfrutaba con cada uno de ellos... hasta que a día de hoy me vuelvo a topar de nuevo con la gran Z japonesa.

Hace poco tuve la oportunidad de reencontrarme con el deportivo puro de Nissan y esta vez en su versión más actual y potente. Os hablo del Nissan 370Z NISMO 2015. Posee ligeras actualizaciones pero su esencia no ha cambiado en absoluto ni mis sensaciones al volante, y cuando digo nada es nada, salvo una revelación que me llegó durante los primeros metros de nuestro feliz reencuentro que rápidamente se volvió agridulce: Es el último de su especie. El último samurái. Una leyenda viva.

Así es, ningún vehículo es a día de hoy como el Nissan 370z, Nismo o no, y ninguno volverá a serlo jamás, realidad que cuesta digerir. Estamos ante un vehículo compacto con motor delantero de seis cilindros en V de 3,7 litros y aspiración natural que produce 344 CV. Lanzar al mercado un vehículo de estas características resulta impensable para los fabricantes debido al famoso donwsizing y el tema recurrente de las emisiones -y el consumo-. Hasta los grandes fabricantes americanos, tierra de los motores de gran cilindrada, han tenido que ceder permitiendo que deportivos de renombre como el Ford Mustang empleen en su propia casa pequeños motores de cuatro cilindros que necesitan de un sistema de sonido activo para “disfrutar” del ronroneo de un coche deportivo.

Velocidad y confort

La aceleración del 370Z NISMO es rápida y progresiva como todo buen motor atmosférico, completa el 0 a 100 km/h en 5,2 seg en la versión NISMO y, en poco más, 5,3 segundos la versión estándar . Desde el régimen medio-alto del motor hasta el corte de inyección es donde disfrutan más las cualidades de este japonés con una subida de vueltas muy lineal, sin la patada de los turbo ni el retardo de los mismos. Las carreteras secundarias con curvas es donde más cómodo se siente, un vehículo muy eficaz para circuitos ratoneros. El cambio manual es de marchas cortas y la dirección te explica con rapidez y detenimiento lo que lee del asfalto a través de sus neumáticos de perfil bajo. El cambio automático -opcional- funciona correctamente y la levas permiten una gestión personal de las marchas. Las cifras de consumo son de dos cifras y siendo un motor que se alimenta de 98 octanos dejaremos de hablar de ello, la eficiencia es para otros modelos.

Pero no sólo hablemos de su motor y el funcionamiento de su mecánica, se trata de un vehículo al que debes saber tratar puesto que si le buscas demasiado los límites requerirás de buenas manos para poder dominarlo. Una bestia a la que no debes temer pero si respetar puesto que no te puedes confiar demasiado ni tomarte su actitud a la ligera. Por norma general a día de hoy la electrónica hace que los fabricantes te vendan máquinas ya domesticadas con las que no te tendrás que preocupar tanto de si les pueden entrar un ataque de rebeldía, incluso desactivando los controles en la mayoría de los casos la electrónica seguirá siendo intrusiva, en menor medida claro está, para la seguridad del piloto.

La mecánica clásica

Sin embargo en el Nissan 370z estos controles son completamente desconectables, para quienes quieran enfrentarse a la bestia con sus manos desnudas. Su alto peso en vacío y su capacidad para el sobreviraje requiere de un manejo con experiencia cuando la situación se descontrola un poco ¿Pero a caso no es esta parte de la esencia de un deportivo de pura raza como los de antaño?

Las proporciones del vehículo son las clásicas de un deportivo. Enorme capó donde se ubica el propulsor, asientos muy retrasados para un mejor reparto del peso y una corta pero musculada zaga donde termina su silueta. El conductor es el protagonista del vehículo por ello los tres relojes sobre el salpicadero apuntan directamente hacia él. Asientos Recaro de estilo semi-baquets y de tapizado mixto cuero-alcántara nos proporcionan gran sujeción para esta versión más deportiva.

En este punto de la historia debemos indicar que el precio de acceso del último, hasta el momento, Fairlady Z a estrenar es de nada menos desde 32.900 €, 38.250 € el 370Z Coupé GT y 45.250 € el tope de gama firmado por NISMO. En el caso de los Z estándar la diferencia radica en el equipamiento ya que ambos montan el V6 rindiendo a 328 CV, mientras que el NISMO posee un ligero aumento de la potencia hasta los mencionados 344 CV, nuevos reglajes con equipamiento y estética exclusivas. También disponemos de una carrocería descapotable pagando un extra por la oportunidad de conducir a cielo abierto.

Categorías

Etiquetas

Tu sitio ni tiene ningún etiquetas, así que no hay nada que mostrar aquí de momento.

logo footer