Ditram

Clase C de Mercedes. Un coche delicioso.

Compartir en:

La perfecta armonía del motor, la caja, la cabina, las suspensiones, el equipo, el silencio y el confort hacen del nuevo Clase C de Mercedes un automóvil de estupenda prestaciones en cualquier uso que se le proponga.

El C220 tiene un motor 2.2 súper cargado que arroja 184 caballos de potencia. Con un precio de entrada que rondará los 35.000 Euros, este coche muy funcional ya forma parte de la nueva familia Mercedes “popular”.

El Clase C, que responde a la carrocería más pequeña y, por ende, la más popular de la marca alemana. Ya con el anterior Clase C 180 Kompressor, Mercedes Benz había logrado una penetración creciente en el mercado nacional y ahora con la nueva generación de este automóvil, cuya definición o concepto ya cumple 15 años de producción, espera mantener ese ritmo de ventas.

 

La razón es que, más allá de lo que Mercedes significa, en todo el sentido técnico y lujoso de la palabra, es que este coche tendrá un coste de 35.000 Euros, cifra que ya nos pasea por las orbitas de la fantasía y de las ilusiones de los potenciales compradores.

El nuevo Clase C 220 Kompressor es un automóvil estupendo, como lo pudimos comprobar al mando de los primeros ejemplares que llegaron al país. Su motor de 2.2 Litros, 4 cilindros, 184 caballos de potencia gracias al compresos por correa que aumenta el caudal de aire de admisión.

El sistema Kompressor, como lo hemos explicado, es el mismo que conocemos como súper cargador, el cual, a diferencia del turbo cargador, empuja a presión el aire que entra al motor, pero se mueve con una correa mientras el turbo lo hace con la fuerza y la velocidad de los gases de escape.

La ventaja del Kompressor es que se puede calibrar de una manera totalmente controlada y su progresión es lineal con el aumento de las revoluciones, mientras que el turbo es muy variable ya que pierde tiempo de carga mientras el motor acelera y los gases de escape tienen velocidad y también descargan de manera inmediata. Para uso en la ciudad, sin duda, este Kompressor es mucho más amable y confiable que el turbo.

El montaje del Kompressor en el nuevo Clase C es tan perfecto que no se siente su acción y si usted no sabe que existe, no se da cuenta de que lo está usando. No hay la famosa “patada” típica de los turbo cargadores, aunque ésta también ya cayó en desuso gracias a las turbinas de geometría variable que generan un torque constante a lo largo de toda la gama de revoluciones.

 

El motor acelera igual desde cualquier parte del tacómetro y los 184 caballos se manejan con total docilidad, escalonados en las seis relaciones de la caja de velocidades que es automática, con la posibilidad de uso secuencial manual.

Hay suficientes caballos y torque (250 N/m a 2.800 rpm) como para gozar el coche bajo cualquier premisa: como un tranquilo y confortable transporte de ciudad o como un ágil vehículo de ruta que llega a 225 kilómetros por hora y acelera de 0 a 100 kph en 8.6 segundos.

Esta mezcla de habilidades es lo que más gusta de este coche. Recorre las distancias que uno quiera, frena de maravilla, reposa sobre unas suspensiones impecables que tiene una graduación automática electrónica dependiendo del terreno y la velocidad de marcha, ofrece un ajuste total y la maniobrabilidad es exquisita.

Y lo mejor de todo. Está disponible ahora en ejemplares nuevos o usados. Si tiene interés en este vehículo solo debe pinchar aquí.

 

Categorías

Etiquetas

Tu sitio ni tiene ningún etiquetas, así que no hay nada que mostrar aquí de momento.

logo footer